Especular

De antes

que mis manos escriban
todo esto

no puedo hablar

tampoco del después.

No conozco otra cosa
que no sea
estar vivo

Me ancla
ver

espacio

en la marabunta de átomos
e ideas
que soy

Ahora

no podría asegurar
que alguna vez

no estuve.


por Montevideo

no había más de seis o siete tamborileros caminando al sol detrás de otro escaso grupo de mujeres que bailaban y volvían in...