Domingo (para Porota)

median una serie de puntitos blancos
de polvo
polen
se iluminan con el sol de la tarde
y vuelve domingo
todo lo que tenga ganas
en el colchón del sofá

la lana
su perfume
en los parpados
búdicos
crece como santa rita
por el departamento
conquista la cerradura
anudándose por abajo por arriba
de la puerta

podría asustar muchísimo
a un gato
o a cualquier ladrón

serpentea
sisea
y crece

adorna el marco de la ventana
arqueándose
forma brazos
ondas, puentes
cefalópodos y mar
que levantan las sobras
de los tirabuzón con estofado
una pequeña maraña
apaga la radio
otra
entorna la cortina

será cuestión de tiempo
para que el universo
se resuma
entero
en la cabeza

la lana vendrá
entonces
ya reina
a empujar
la mano de mi abuela
y sus dedos
despeinándome
el sistema solar
reorganizando
a Dios
tejerán
en mi
la siesta.







por Montevideo

no había más de
seis
o siete
tamborileros
caminando al sol
detrás de otro escaso
grupo de mujeres
que bailaban
y volvían intimo
algo
en plena calle

el mandamás
mulato
se reía
y tocaba
le hacía chistes al nene
del tambor
atorrante
creo que todos se reían
empujaban el aire
calle arriba
y eran un corazón
o algo
que tenía que ver
con la sangre

en un momento
frenaron
en la puerta
de un geriatrico
y salieron las viejas
como si el cuerpo fuera
harina de otro costal
a bailar

trajecito
la palabra
para
tamaña belleza.















se dirá

el mundo está
lleno de palabras
se dirá
qué fue primero
si el ojo es ojo
si la flor
el mito

resulta que
todos
saben
un montón
y el pánico
de que
otro
espeje
la propia estupidez
vuelve
carne grotesca
a la boca
estallada
en
carcajadas

no es mala
licenciado
no es
de verdad
reconciliese
con el gesto

el mundo es ya
lo suficientemente
canchero
como para andar
disimulando
que no tenemos
la mas
minima

idea.

Ingeniería

Voy
entre otras cosas
a tejer
aunque resulte
mal
y el pie
atraviese
la madeja
como puntazo
liberado
al vacío
aunque se rinda
el cuerpo
y tiemble
en el vaivén
y caiga de jeta
boquiabierto
mordiendo lana
y polvo
desmontado
y no sepa
a donde
qué
si es que iba a cruzar
o volvía
tejiendo
o consideraba
sin éxito
un método
más eficaz
para construir

un puente
una escalera
una oración.


orbita

Puede pasar
que los ojos suscriban
a la gravedad
de la pared
con vocación planetaria
y desatiendan
todo ese palabrerío
regurgitado
de vaya uno a saber
qué anécdota
porque es preciosa
la pared
puerto
sofa cama
en la sala de estar
de las buenas costumbres

en tal caso
calma
no sos vos

es la pared.

Probabilidad

Estoy seguro
de adivinar
algo
importantísimo
en el perfume
y secreto
también
que irrumpe
decía
el perfume
que es como la cosa
en sí
parecido a mirar
desde un balcón
un edificio
a cinco calles
y sentir que
es una forma
de tocar
también
ver
todo lo que
arremete
desde
afuera
sin permiso
y yo nombro
siempre mal
a destiempo
como si hiciera falta
enchastrar
de etiqueta
a todo eso
que entra
por la ventana
y alborota el cortinado
y tira las macetas
y se ensaña
con los adornos de pared
los amuletos griegos
los papeles sueltos
el pelo
la madera sin embargo
parece chillar
el escritorio
la guitarra
las patas de la mesa
a frecuencias
inalcanzables
reclamando
algún tipo de potestad
de derecho
sobre la tierra
que se come cruda
si quiere
en un dia
esta lluvia.





Al presidente y su fotito de Hiroshima

reducto
incognito
la ciudad
sitiada
de muertos
digo ciudad
por decir
viciada
química
sola
esputando
como esporas
todas
las casas
y las gentes
tembló
la tierra
siete mil
grados
celsius
aca el aire a veintiuno
ciento cuarenta mil
muertos
negociando la infancia
los chicos
en la mano
nunca invisible
de un maestro
digo uno
por decir
que planta bandera
entonces
ante la estupidez humana
digo
entonces

y ahora.

Domingo (para Porota)

median una serie de puntitos blancos de polvo polen se iluminan con el sol de la tarde y vuelve domingo todo lo que tenga ganas ...